Eduardo Matos

CTC Guerra

«Soy autodidacta en lo que hago, aunque también he realizado algunos estudios. Dentro de mis posibilidades, he logrado dar a mi familia lo que yo nunca tuve. Tengo cuatro hijos y, con mi esfuerzo, logré que todos sean universitarios», así habla con orgullo Eduardo, un maestro constructor que ha edificado con sus propias manos una vida digna para su familia.

«Aunque en mi casa había computadora, no me interesaba mucho la verdad ese aparato», cuenta Eduardo.

Sin embargo, al ser dirigente comunitario, quiso dar el ejemplo y se inscribió en el CTC. «Mi primer día de clases fue muy fuerte. ¡Yo no sabía ni encender una computadora! Estaba muy nervioso pero la facilitadora hizo que me sintiera cómodo.

El curso estaba lleno de personas de mi edad, así que seguí adelante. Para mi propia sorpresa, aprendí muy rápido ya que aproveché la computadora de mi casa para practicar fuera del centro», narra.

Conocer estas herramientas le ha facilitado la comunicación con sus clientes, ha optimizado sus capacidades y el negocio ha crecido.