Hildemaro De Jesús

CTC Guerra

Huérfano de padre y madre, Hildemaro no ha permitido que las adversidades disminuyan su optimismo y su sentido de la solidaridad.

Es un colaborador activo con dedicación comunitaria, que disfruta ayudando a las personas. Maestro de vocación, Hildemaro tiene una gran sensibilidad y capacidad para transmitir a los adultos sus conocimientos con respeto y de manera solidaria.

Luego de hacer varios cursos en el CTC se convierte en facilitador. «Me hice voluntario del centro porque sentía la necesidad de ayudar a los adultos que quieren aprender a utilizar una computadora para que no se sientan excluidos», cuenta.

«Al principio, los adultos que venían se sorprendían al verme tan jovencito. Aplicando lo aprendido me he ganado la confianza de ellos y he podido ayudarlos a insertarse en el mundo tecnológico», comenta Hildemaro, quien quiere estudiar Ingeniería Informática y así convertirse en un ejemplo para sus hermanos.