José Aybar

CTC Boca chica

La historia de José es el retrato de muchos jóvenes: dejó los estudios porque entendía que en ese momento lo mejor era trabajar y producir dinero. Luego se dio cuenta que había sido una mala decisión. Rectificó su camino a tiempo.

«Me acerqué al CTC y les expliqué que yo quería continuar con mis estudios. Ellos me permitieron asistir a clases en un horario flexible. El proyecto Jóvenes Líderes fue mi gran motivación. Este me capacitó, no solo para trabajar, sino también para vivir y me dio las herramientas necesarias para poder salir adelante. Cuando terminé mis estudios de Relaciones Humanas, me sentí capaz de arrancar mi propio negocio», cuenta José.

José se trazó una meta clara: tener su propio negocio. Lo logró emprendiendo una empresa de la que mantiene a su familia.

Para este mercadólogo, gerente de empresa y empresario, es necesario no solo capacitarse para trabajar, sino para vivir, con todas las responsabilidades que eso
implica.

«Ahora mis planes son concluir mi carrera universitaria, expandirme en el área de los negocios y tratar de devolver lo que me ha dado el CTC, integrándome como voluntario».