Pedro Díaz

CTC Villa Mella

A pesar de haber trabajado más de veinticinco años instalando redes, Pedro nunca había prendido una computadora por temor: «a uno le metían miedo con esos aparatos diciendo que eran carísimos».

Cuando conoció las oportunidades del CTC armó un grupo de diez «muchachitos», en el cual él era uno de los más jóvenes. «A los profesores les encantaba, porque siempre éramos puntuales, nunca faltábamos y prestábamos mucha atención. Me gustó mucho estudiar aquí. Ahora me gustaría hacer un curso de Instalación de Redes, para saber más de lo que siempre he trabajado», comenta Pedro entre risas.

Con tres preinfartos, tres hijos profesionales y una novia desde hace cuarenta y dos años, Pedro mantiene su sentido del humor y su deseo de aprender e insertarse en los nuevos tiempos de la tecnología.