Pedro Mateo

CTC Luperón – Capotillo

«Hace un tiempo una amiga me habló del CTC y me interesó mucho capacitarme allí; tanto así, que realicé varios cursos que me han abierto puertas que nunca pensé posibles para mí. Gracias a estas capacitaciones he logrado escalar en mi trabajo como paralegal y digitador», cuenta Pedro.

Cuando terminó el bachillerato, no pudo ir a la universidad como soñaba, pues tenía que trabajar para ayudar a sus padres. Pero ahora, y gracias al CTC, piensa que puede retomar su meta de estudiar Derecho.

Para Pedro lo mejor del CTC es que no tiene distinción de edades: «Allí, todos tenemos el mismo derecho de adquirir nuevos conocimientos de forma gratuita. Conocimientos que más adelante nos sirven para insertarnos en el mercado laboral como personas valiosas, poseedoras de grandes habilidades y aptitudes», reflexiona.