Historia

La diferencia social y económica entre las comunidades que cuentan con acceso a Internet y las que carecen de este servicio, la incapacidad de las personas para utilizar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), así como la inversión insuficiente en infraestructura tecnológica, son factores que inciden en la brecha digital.

El Gobierno dominicano, consciente de esta realidad, puso en marcha durante el período 1996-2000 el proyecto Pequeñas Comunidades Inteligentes (LINCOS) con el propósito de democratizar el acceso a la información y contribuir a la reducción de la brecha digital en el país.

Este proyecto consistía en cinco furgones de 70 metros cuadrados, instalados en igual cantidad de comunidades del país: El Limón en Samaná, El Seibo, Hato del Yaque en Santiago, Bohechío en San Juan y Oviedo en Pedernales; y contaban con seis computadoras, un servidor, una emisora y dos teléfonos.

Más adelante, el 3 de noviembre de 2004, el gobierno del doctor Leonel Fernández, transfiere la dirección y administración de estos centros al Despacho de la Primera Dama, que en ese entonces dirigía la doctora Margarita Cedeño y resurgen con el nombre de Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC).

La doctora Cedeño y su equipo inauguraron ese mismo año los primeros CTC en Pepillo Salcedo, Montecristi y en Guayabal, Santiago. En ese mismo año ampliaron las infraestructuras de los CTC.

En agosto de 2012, y bajo la disposición 489-12, el Poder Ejecutivo transfiere los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC), al Gabinete de Políticas Sociales, bajo la coordinación de la actual Vicepresidenta Constitucional de la República, Margarita Cedeño.

Este último cambio responde a la estrategia de reducción de la pobreza y coloca a los CTC como un componente del programa Progresando con Solidaridad de la Vicepresidencia.

Para poder promover el desarrollo de las comunidades que cuentan con un Centro Tecnológico Comunitario (CTC) y convertir estos accesos en una oportunidad de desarrollo, los centros ofrecen servicios que cubren las necesidades de cada comunidad y a la vez dan sostenibilidad económica, de esta manera las personas de escasos recursos pueden acceder a telecomunicaciones, teleconferencias y capacitación tecnológica, técnica y cultural; información, servicios de biblioteca y ludoteca, Internet, bolsa de trabajo, sala de conferencia, portales, emisoras comunitarias, sala de reuniones y cine foro.

La evolución que han experimentado los CTC desde sus inicios los ha llevado a escenarios internacionales, como los talleres celebrados conjuntamente con el BID sobre Sostenibilidad de Telecentros, con la participación de 15 proyectos de telecentros en América Latina, la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información y el Conocimiento en Túnez; la reunión preparatoria para la Cumbre Regional de la Sociedad de la Información y el Conocimiento en Guatemala, la cumbre regional de la Sociedad de la Información y el Conocimiento en Río de Janeiro, la apertura al Global Alliance on ICT for Development en El Salvador, Computadoras para Educar en Nicaragua, Virtual Educa Caribe, Panel E-Inclusion dirigido a personas con discapacidad, entre otras actividades.

El modelo de gestión y funcionamiento de los CTC ha llegado a oídos de destacadas instituciones internacionales, que han reconocido sus aportes a las comunidades. En el año 2007 la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT) entregó a la doctora Margarita Cedeño de Fernández el Premio de la UIT sobre la Sociedad Mundial de la Información 2007. Esta misma organización reconoció a la Vicepresidenta de la República como patrocinadora del proyecto La Tecnología Necesita de las Niñas.

También la fundación Bill y Melinda Gates otorgó el premio Acceso al Aprendizaje 2012, que abarcó la donación de 18 millones de dólares en programas informáticos para los Centros Tecnológicos Comunitarios.

También el secretario general de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), doctor Hamadoun Touré, resaltó la calidad y la edificación de los CTC, destacando los logros y avances que éstos representan para las comunidades una vez tuvo la oportunidad de visitar en el año 2009 el Centro Tecnológico Comunitario de Yamasá.

El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, visitó el Centro Tecnológico Comunitario (CTC) de Boca Chica para conocer su funcionamiento. En esta ocasión hizo el compromiso de enviar al país a un equipo de colaboradores para capacitar al personal de los CTC en el uso de plataformas de contenido colaborativo y en la construcción del capítulo local de la Fundación Wikimedia Dominicana.

Del mismo modo el vicedecano de la escuela de estudios de comunicación de la Universidad de Barcelona (UB), doctor Santiago Tejedor, ha estudiado a profundidad el modelo educativo de los CTC y ha contribuido con la capacitación de sus técnicos y facilitadores. En la actualidad el gabinete de comunicación y educación de la UB que dirige Tejedor, desarrolla el proyecto de investigación “La Alfabetización digital mediática en República Dominicana”, un estudio que analiza el impacto de los CTC en el país.

Por tercer año consecutivo los CTC recibieron la certificación Internacional Norma ISO 9001:2008, luego de que fueran sometidos a un intenso programa para la ejecución de la norma y se verificara la calidad del servicio que ofrecen a todos sus usuarios.

Esta certificación reiterada es el resultado del esfuerzo y la dedicación de todo el personal que labora en los centros, quienes se esmeran día a día por ofrecer el mejor servicio y mantener disponibles todas las facilidades que requiera la ciudadanía.